Personería Jurídica - Resolución I. G. J. Nº 0001744 del 8 de noviembre de 2011

27 de mayo de 2018

LOS PVO CELEBRARON EL 25 DE MAYO EN GENERAL RODRIGUEZ


Ubicada a escasos metros del Acceso Oeste, justo cuando los carteles indican la zona de General Rodríguez, la Posta “Casa Patriota” fue el lugar elegido para conmemorar el 208 aniversario de la Revolución de Mayo que nos otorgara la autonomía de España.

En este hermoso lugar se hicieron presentes los Patricios de Vuelta de Obligado (PVO) con sus históricos uniformes y su Bandera de Guerra, quienes aprovecharon la ocasión para participar, de paso, del cumpleaños número 70 del teniente 1º (R) Jesús Nazareno Mazzotta, vecino y simpatizante de todo lo relacionado al ejército y la milicia en la época de Rosas.

Con una emotiva y precisa ceremonia militar que incluyó toques, órdenes, formación e izamiento del pabellón nacional en un mástil de la “Casa Patriota”, a la que también se le agregó la entonación, en vivo y en directo, y por un músico, del Himno Nacional Argentino, la tarde diáfana en estos pagos bonaerenses se colmó de fervor.
 
Varias de las mujeres que presenciaron la faena lucieron ponchos criollos de fina estampa, al tiempo que hacían entrega, para aquellos presentes que no la portaban, de escarapelas nacionales.

La Posta “Casa Patriota”, uno de cuyos dueños, Walter Gómez, se acopló recientemente a los PVO, es un lugar de enormes dimensiones y mucho verde, agradable espacio en el que conviven perros y caballos, y en donde también se respira tradición y buenas costumbres.

A un costado del predio, y bajo una techumbre de chapa sostenida con postes de madera dura, se dispuso una mesa de varios metros de largo en donde se pudieron degustar unas exquisitas empanadas de carne, pollo y cebolla al verdeo, y, como plato fuerte, dos lechones que fueron puestos a las brasas, según el comentario reinante, desde las 9 de la mañana.
 
Al concluir los manjares hubo tiempo para escuchar algo de folklore y temas modernos, momento que estuvo a cargo de algunos músicos que, con anterioridad, almorzaban y conversaban alegremente. Uno de ellos hizo el cumplido de cantar el “Ave María”, pieza musical pedida por Jesús Mazzotta y que está reservada únicamente para voces con muy buen registro de timbre.  
Uno de ellos hizo el cumplido de cantar el “Ave María”, pieza musical pedida por Jesús Mazzotta y que está reservada únicamente para voces con muy buen registro de timbre.  
 
El sol otoñal iba desapareciendo, al igual que los contornos de los árboles que ya no se veían con la nitidez del mediodía. Hasta los perros, fatigados ya por las correrías y la ingesta, apagaron su habitual nerviosidad para echarse, mansamente, a los pies de los comensales que se acercaron a la Posta “Casa Patriota” en busca del regocijo de un día cargado de argentinidad y criollismo.

El final, como es habitual, se reservó para los postres, sólo que esta vez consistió en una torta adornada con el perfil de José de San Martín preparada para el militar retirado Mazzotta, quien, a pura emoción, pudo ver en una pantalla de televisor el mensaje que por sus 70 años le dejaron las autoridades del Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín” de Buenos Aires, video que culminó con la melodía del feliz cumpleaños tocada por el clarín de dicha unidad.
Concluía, así, esta estupenda jornada campera, pero que inauguró, sin lugar a dudas, una modalidad que pronto estará brindando notables resultados, consistente en la conmemoración de jornadas patrióticas en diferentes postas bonaerenses.
 
 
¡¡A estar atentos, señores!!   

2 de abril de 2018

LOS PVO PARTICIPARON DE LA VIGILIA POR MALVINAS EN NAVARRO


Una vez más, y como desde hace varios años, los Patricios de Vuelta de Obligado (PVO) se hicieron presentes en la jornada de vigilia que, cada 1º de abril, organizan las autoridades municipales del pueblo bonaerense de Navarro para homenajear la gesta de Malvinas y a sus héroes locales que fueron a defenderlas en 1982.

Los nubarrones que se cernieron durante toda la tarde sobre el cielo navarrense, y que fueron acompañados por algunas lluvias intermitentes, hicieron que la Vigilia por Malvinas se realizara, esta vez, en el amplio patio interno del Centro Preventivo Local de las Adicciones (CEPLA), organismo creado hacia octubre de 2015 en un barrio distante 10 cuadras del ejido de Navarro.

Alumnos de colegios secundarios del pueblo invitaron a los veteranos del Centro de Combatientes de Malvinas de Navarro a que expongan, preguntas mediante, sus experiencias antes, durante y después de la guerra.  Con ese formato, los héroes de Malvinas brindaron su testimonio, cargado de crudeza, valentía y honor, tocando asuntos tales como el llamado del Ejército para alistarse, los destinos que les tocaron en suerte, las acciones, la alimentación, la caída de Puerto Argentino y el regreso a suelo continental.
 
De forma unánime, los ex combatientes agradecieron la calidez del pueblo de Navarro que, en todo momento y circunstancia, jamás olvidaron a sus soldados que dieron lo mejor de sí entre abril y junio de 1982.  Al punto, de reconocerles a sus pobladores el ir a recibirlos con efusividad y alegría cuando regresaron a sus hogares, entre junio y julio de aquel año.
 
Hubo también quienes recordaron el desgraciado proceso de desmalvinización a que fueron sometidos ellos, justamente, quienes ofrendaron su vida por la soberanía nacional, siendo la indiferencia que han padecido un tema que pesa sobre la conciencia de nosotros, los argentinos, al momento de hacer un balance sincero respecto al debe y el haber de la gesta malvinera.
 
En esta primera etapa de la Vigilia, se hizo presente una delegación de PVO que escuchó, atenta, las palabras de los veteranos de guerra.  Luego, al finalizar la ronda de preguntas, el locutor oficial, Alfredo Martínez, dio pie para que los PVO dijeran unas palabras al público presente y, de paso, obsequiaran una bandera de la Confederación Argentina para la sede del Centro de Combatientes de Navarro, acción que fue muy agradecida por sus miembros y por el público que había llenado las instalaciones del CEPLA, entre quienes también se hallaba el Lic. Santiago Maggiotti, Intendente de Navarro.

 Habló en nombre de los PVO su vicepresidente, Gabriel Turone, quien en quince minutos apuntó algunos conceptos que tuvieron por eje central la recordación de que ha sido Inglaterra “nuestro enemigo histórico que estuvo interviniendo en las Invasiones Inglesas de 1806 y 1807, en la usurpación de las Islas Malvinas de enero de 1833, en la batalla de la Vuelta de Obligado de 1845 y, finalmente, en la Guerra de Malvinas de 1982”.  

Turone recordó, así mismo, que aunque los PVO deben su origen a la ciudad de Buenos Aires, es San Lorenzo de Navarro un pueblo donde se sienten a gusto gracias al señor Raúl Lambert, secretario de Cultura, Deportes y Educación de Navarro, a “quien hemos conocido allá por el 2006/07 en su Museo Almacén La Protegida, en cuyo primer encuentro ya tuvimos ideas afines relacionadas a la cultura y la historia”.

 De ese primer momento hasta el presente 2018, “los PVO nos hemos encariñado con Navarro y su historia, e incluso nos dio la oportunidad de conocer a muchas personas e instituciones como el Centro de Combatientes de Malvinas, a quien cada 2 de abril venimos a rendirle nuestro cariño y homenaje desde la céntrica Buenos Aires”.
 
Finalizadas las palabras de Turone, que fueron replicadas con cálidos aplausos, se invitó a todos los presentes a tomar un mate cocido con pan que los veteranos habían preparado para aguantar la llegada de la medianoche del 2 de abril.
 
Entre tanto, la delegación de los PVO hizo tiempo para arrimarse al Museo Almacén La Protegida, de Raúl Lambert, donde despuntaban con fantásticas piezas folklóricas los hermanos Romero, dúo proveniente de la localidad de San Andrés de Giles.  
 
Allí, en una mesa, presenciaba el número musical otro camarada de PVO, Walter Gómez, junto a Nora, su señora esposa.
 
Luego del deguste de las “mejores empanadas del país” y las conversaciones sobre historia, de las que también participaba nuestro camarada Gastón Ortiz Pereira, todos juntos nos dirigimos nuevamente al CEPLA para integrar la formación, minutos antes de que den las doce del dos de abril.

Aquí se desarrolla, pues, la segunda y última etapa de la Vigilia de Malvinas en Navarro.  Los PVO regresaron al patio interno del CEPLA con la Bandera de Guerra de la unidad, un abanderado y dos escoltas.  Esta vez, el locutor Martínez dio la orden para que suene un toque de clarín e, inmediatamente, se soltaran los sones del Himno Nacional, momento indicado de que un nuevo 2 de abril venía asomando en la República Argentina.
 



 


 

29 de marzo de 2018

29 de diciembre de 2017

2 de diciembre de 2017

Presentación de la obra “Los Patricios en los tiempos de Rosas”,


El sábado 2 de diciembre a las 20 horas, en la Pulpería “de Moreira” de la localidad de San Lorenzo de Navarro, Provincia de Buenos Aires, se llevó a cabo la segunda y última presentación, en este 2017, de la obra Los Patricios en los tiempos de Rosas de Gabriel O. Turone, vicepresidente de la Unidad de Recreación Histórica Patricios de Vuelta de Obligado (PVO) y presidente del grupo de investigación Jóvenes Revisionistas (JR).

El lugar no pudo ser mejor escogido: se trataba de la última pulpería con rasgos de genuinidad que quedan por estos pagos, propiedad del amigo Daniel Di Trana, y que, por su denominación, frecuentó el mítico gaucho Juan Moreira a partir de 1870. Es una construcción que data de 1838, esto es, de los años en que los destinos bonaerenses estuvieron bajo el mando de don Juan Manuel de Rosas. Y por esto último, la coincidencia con la presentación del libro no pudo ser más cercana, puesto que Turone brindaba sus conocimientos hablando, justamente, de una unidad militar de los tiempos del Restaurador.

La presentación contó con los auspicios de la Secretaría de Cultura, Educación y Turismo de Navarro, la que dirige en sus más altas esferas, y desde el año 2011, don Raúl Lambert, navarrense de ley, escritor y valioso exponente de todo lo concerniente al rescate de los valores históricos y rurales de su pueblo.

De modo tal, que, una hora antes del comienzo de la actividad, hubo un formidable despliegue de equipos de sonido, luces led, sillas y parlantes que fueron traídos a la Pulpería “de Moreira” por gente de Cultura de Navarro, y que fueron ubicados en un sector del amplio parque que dicho lugar de leyenda posee en su parte posterior.

Mientras la nocturnidad le iba ganando espacio a la grisácea luz del cielo de Navarro, a la vez que los aprestos se ajustaban y las banderas federales se sujetaban apoyadas en la estructura del añejo jagüel, todo para darle el marco adecuado a la presentación del libro, iban llegando los invitados.

Poco a poco, las sillas iban siendo ocupadas por un público que, al decir de un testigo presencial, aunaba a varias personalidades de la intelectualidad del pueblo. Y era verdad, pues dieron su presente escritores y poetas de esta tierra provincial, como ser Janet García Centurión, Julio Argentino Rocca, el recitador criollo Ramón Minino Isuse y Néstor Benítez –director del periódico “Amanecer” de Navarro-, entre otros.

El lugar designado para que se siente el autor de la obra fue delante del nombrado jagüel, flanqueado, a su derecha, por la Bandera de Guerra del 2º Batallón de Patricios de Buenos Aires, y custodiado por otras tres banderas más: la de la Confederación Argentina, la de la Liga Federal de los Pueblos Libres de Artigas y por la que hizo flamear Juan Facundo Quiroga con la leyenda “Religión o Muerte” en tiempos de la reforma religiosa de Bernardino Rivadavia. A ambos costados y detrás del público, las penumbras y la naturaleza hacían de las suyas. Estaba por darse inicio a una actividad histórica y cultural en uno de los más genuinos espacios camperos de la Provincia de Buenos Aires.

Fue Lambert, en nombre de la secretaría que direcciona, el encargado de abrir el evento. Con palabras muy sentidas, en razón de haber sido él también un investigador de nuestro pasado, rescató el esfuerzo del autor de Los Patricios en los tiempos de Rosas para escribir sobre un tema que “quién sabe cuánto tiempo le llevó, pero que por su dedicación hoy lo deja plasmado en una obra meritoria”.

Señaló, además, que “este joven escritor e investigador, asiduo visitante de Navarro junto a su familia, pone en evidencia que cuando uno se lo propone encuentra las fuentes para revalorizar a los protagonistas de nuestro pasado oculto”, para concluir que la Secretaría de Cultura se enorgullecía por auspiciar el trabajo literario de Turone.   

Más tarde, tocó el turno al conductor radial Ricardo Tata Viejo De Cesare, hombre de prestigio en lo que tiene que ver con la difusión de nuestra historia y nuestra tradición, desde que hace varias décadas conduce un exitoso programa por Radio Mi País. También exaltó, al igual que Lambert, el hecho de que “un joven historiador como Gabriel Turone dedique su tiempo en escribir un libro sobre historia argentina, porque este es el momento en que necesitamos que varios jóvenes como él empiecen a querer lo nuestro y a dejar testimonio de lo que investigan”. Terminado el turno de De Cesare, se dio lectura a una semblanza del autor de la obra, quien, a continuación, expuso sobre la misma.

Muñido de cintillo punzó, Turone empezó agradeciendo al Intendente de Navarro, Lic. Santiago Maggioti, por tener la gentileza de aprobar la presentación de la obra Los Patricios en los tiempos de Rosas. Luego mencionó a Raúl Lambert y a todo el equipo de la secretaría que dirige por el auspicio y la logística que comprometió para la ocasión. Una tercera y última salutación la dedicó al anfitrión de la Pulpería “de Moreira”, esto es, a Di Trana y familia.

Turone se refirió, en primer término, a que su obra trata específicamente sobre “historia militar relativa a la época de Rosas”, la que cuenta, sin embargo, con “muchas anécdotas que, a juzgar por algunos lectores, la hacen de amena lectura, según lo han expresado”, dijo el autor. Remarcó, sin embargo, que “ante la escasez de trabajos sobre la temática no fue tarea fácil hacer este libro que hoy estoy presentando”.

Rectificó lo que había dicho el 24 de octubre próximo pasado, “cuando mencioné que habían sido tres los libros escritos exclusivamente sobre el Regimiento Patricios a lo largo de sus 211 años de historia, puesto que en 2006 se editó otro más, teniendo por autor a Ismael Pozzi Albornoz, que en 127 páginas habla de la creación de la unidad en 1806”. Por lo tanto, incluyendo Los Patricios en los tiempos de Rosas, son solo cuatro los libros que versan sobre una institución que ha pasado el bicentenario de vida.

En tal sentido, expresó Turone, “esa escasez tiene que ver con la tergiversación y el ocultamiento de la etapa federal”. Quizás el libro permita redescubrir arquetipos nacionales, los cuales, en tiempos de violenta globalización, “pueden despertar en los argentinos el aferrarse a héroes nuestros y no en otros postizos”, remarcó.  

Prosiguió la disertación con la explicación de las diferentes denominaciones y uniformes que tuvo el Regimiento Patricios durante los años de la Santa Federación, al mismo tiempo que explicaba los numerosos frentes de batalla que la unidad debió defender cuando, a partir de febrero de 1840, pasó a dividirse en batallones. “Múltiples fueron los enemigos de Rosas: por empezar, los unitarios en lo interno, también los ‘colorados’ de Fructuoso Rivera en Uruguay, las apetencias imperiales del Brasil, la injerencia de las dos máximas potencias del mundo de entonces, Francia e Inglaterra, la coordinación de los exiliados argentinos en Chile, y el accionar secreto de las logias masónicas”, nombró Turone al explicar las reformas que se dieron en los cuerpos armados de la época de Rosas, situación a la que los Patricios no escaparon.

Lo mismo que hiciera cuando presentó su obra en el Cabildo de Buenos Aires, el escritor Turone ratificó “que este libro no es panegírico del Regimiento Patricios, pues como bien dice Jauretche, el revisionismo histórico se basa en la búsqueda desapasionada de documentos”, búsqueda que en su origen se centraba en la época federal, y que luego se extendió hacia atrás y hacia adelante de la misma. De allí, el tratamiento dado en Los Patricios en los tiempos de Rosas a lo actuado por el primer regimiento criollo en las Islas Malvinas, donde uno de sus soldados asesinó, a finales de 1832, al 2º Comandante Civil y Militar de Puerto Soledad, Francisco Mestivier, dejando sus instalaciones a merced de los ingleses que lo usurparían en enero de 1833.

Finalmente, le embargó a Turone la emoción al recordar el “altruismo de quienes pelearon en las filas del Regimiento Patricios hasta con personajes de la talla de un Giuseppe Garibaldi en territorio oriental, y que tuvieron que pedir alguna pensión para sus familias, tal el caso del teniente coronel Cesáreo Domínguez en 1847, porque su esposa no tenía nada para darle de comer a sus hijos en Buenos Aires”. Por eso, una de las dedicatorias de su obra, la dispensó “a los gauchos y morenos que le dieron vida al Regimiento Patricios en una época llena de heroísmo pero a la vez llena de acechanzas”.

Al concluir, el público le brindó al autor unos cálidos aplausos que se perdían en ese maravilloso parque de la legendaria pulpería. Para amenizar la jornada, la Secretaría de Cultura de Navarro se había encargado de traer al lugar varias cajas repletas de empanadas, sándwiches de miga y gaseosas y vino blanco. Era el moño de otra exitosa presentación de Los Patricios en los tiempos de Rosas en un rincón cargado de magia e historia.

Pudimos ver al protagonista de la noche dejarse fotografiar por algunos de los presentes, mientras otros le pedían alguna dedicatoria en los libros que le habían adquirido. Y todo esto sucedía, mientras la noche parecía encender los fantasmas de Juan Moreira y sus aventuras de ligeros puñales y mezquinas libertades insatisfechas.
 
 
Como es habitual cada vez que visitamos la querida ciudad de San Lorenzo de Navarro, la hermosa velada prosiguió con una magnífica cena en el Almacén Museo “La Protegida”, donde, además de disfrutar de la cordialidad y hospitalidad de Raúl Lambert (presidente del Fortín Navarro de los Patricios de Vuelta de Obligado), nos deleitamos con la sabrosa comida y la calidad del espectáculo que ofrecía.

 

¡¡Muchas gracias a las autoridades y pueblo de San Lorenzo de Navarro!!