Personería Jurídica - Resolución I. G. J. Nº 0001744 del 8 de noviembre de 2011

4 de diciembre de 2016

¡¡¡¡NUEVO LIBRO!!!!

Los Patricios en los tiempos de Rosas

 

por Gabriel Oscar Turone

 
 
 
 
Editorial Revisionistas, 267 páginas, Buenos Aires (2016)
 
Si bien existen buenos trabajos relacionados con la prolongada y remarcable historia del Regimiento de Patricios, ninguno se empeña con tanta profundidad y detalle en las alternativas por las que el mismo pasó durante el gobierno de don Juan Manuel de Rosas.
 
Formado inmediatamente después de la Primera Invasión Inglesa, dada la evidencia de que no se podía descartar una reiteración del afán inglés por hacerse fuerte en el Río de la Plata, nuestro regimiento nació bajo el nombre de Legión de Patricios Voluntarios Urbanos de Buenos Aires, respondiendo a la proclama de don Santiago de Liniers, por entonces virrey en reemplazo del huido Sobremonte. Bajo las órdenes de su primer jefe, el altoperuano don Cornelio de Saavedra, los Patricios tuvieron su bautismo de fuego en la Banda Oriental, en el combate de San Pedro, para luego enfrentar a los británicos y lograr su derrota al producirse la por todos esperada Segunda Invasión.
 
Desde allí, obviamente, arranca el análisis de Turone, pasando por la destacada participación de nuestro Regimiento en los sucesos de mayo de 1810, por su presencia en Suipacha, en la Expedición al Paraguay, y llegando hasta su participación en la Guerra con el Brasil, para seguidamente analizar muy especialmente el período que va desde 1829 hasta 1852, en que los Patricios tuvieron que hacer frente a situaciones tales como la campaña contra la Liga Unitaria del Interior, la Expedición al Desierto y la defensa de la isla Martín García.
 
Los Patricios participaron activamente en cada etapa de nuestra Historia, y como los Granaderos, a quienes don José de San Martín condujo al triunfo en la liberación de los demás pueblos americanos, nuestro Regimiento vivió con intensidad su participación en la así llamada Guerra del Paraná, que comenzó con la Vuelta de Obligado y culminó con la batalla de la Punta del Quebracho, lucha a la que el Gran Capitán apoyó intensamente desde su retiro en Europa.
 

Adquiéralo en Tienda Federal

www.tiendafederal.com.ar

 
 

23 de noviembre de 2016

PVO PADRINOS DE LA PLAZOLETA CARLOS GARDEL


Durante la mañana de hoy, en la sede de la Comuna 10 de la Ciudad de Buenos Aires, se llevó a cabo la firma del convenio de padrinazgo de la Plazoleta Carlos Gardel (Avda. Juan B. Alberdi y Mozart, en el barrio de Floresta) entre las autoridades comunales, presididas por el presidente de la misma, Sr. Daniel D’Ippolito y directivos de Patricios de Vuelta de Obligado.

Nuestra asociación se hará cargo de la puesta en valor del espacio público y su debido mantenimiento. 
 
Además de permanecer abierto a la comunidad como lugar de solaz y esparcimiento, prevemos la realización en el predio de diversas actividades culturales para todo público.
 
Oportunamente informaremos acerca de la fecha de reinauguración de la plazoleta.

Vaya nuestro agradecimiento al Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, Sr. Eduardo Macchiavelli; al Presidente de la Comuna 10, Sr. Daniel D’Ippolito;  al Sr. Mariano González, responsable del Area de Espacios Verdes,  y a los Comuneros, que por unanimidad aprobaron nuestra propuesta de padrinazgo.

 

20 de noviembre de 2016

DIA DE LA SOBERANIA NACIONAL

El domingo 20 de noviembre, los Patricios de Vuelta de Obligado volvimos a participar del acto oficial por el Día de la Soberanía Nacional, organizado por las autoridades del Partido de San Pedro
El mismo se llevó a cabo durante la mañana en el Parque Histórico Natural Vuelta de Obligado, ubicado en el mismo sitio donde tuvo lugar el combate librado contra las fuerzas anglo-francesas, el 20 de noviembre de 1845, hace hoy 171 años.

Fue encabezado por el Intendente Municipal Cecilio Salazar, y si bien no participaron funcionarios del gobierno provincial ni nacional, sí lo hicieron en buen número, por primera vez desde que se revalidó la gesta histórica, Concejales de los distintos bloques, invitados por el Intendente Municipal.
El ingreso de los Patricios de Vuelta de Obligado dio apertura al acto y fue la Inspectora Jefe de Educación Distrital, Eleonora Taurizano, quien inició los discursos, a quien le siguió el Intendente sanpedrino
Es un día patrio y nacido acá en San Pedro, porque el 20 de noviembre ocurrió exactamente en este mismo lugar,  Es un orgullo para todos nosotros y es un inmenso honor estar encabezando este acto, que es tan importante”, señaló Salazar.

Es un acto que no tiene ningún tipo de banderías políticas, es de todos los sampedrinos. Por eso amerita que estemos todos juntos más allá de las diferencias políticas, por eso convoqué a los concejales porque creo que es un simbolismo importante que la gente nos vea a todos juntos, trabajando con un solo objetivo que es el de sacar a nuestro querido San Pedro adelante.  Más allá de las diferencias lo vamos a lograr”.
Los convoco a todos a seguir trabajando.  A redoblar el esfuerzo porque es necesario, y es el mejor homenaje que le podemos rendir a aquellos héroes del 20 de noviembre de 1845, que lucharon codo a codo, juntos, para evitar que las fuerzas anglo francesas lograran su objetivo”, destacó el jefe comunal.
El acto se completó con la actuación musical de los alumnos de la Escuela Juan B. Thorne de Vuelta de Obligado y el cierre a cargo del cantautor sampedrino Hernán Montes, quien interpretó el tema La Paz de Obligado.
Por último la banda de Patricios de Vuelta de Obligado ejecutó diversas marchas militares, mereciendo el fervoroso aplauso de los presentes.

Agradecemos a las autoridades de San Pedro por la invitación que nos cursaran y, asimismo, a todos los sampedrinos por la hospitalidad y el afecto con que fuimos recibidos.

8 de noviembre de 2016

VIIª Tertulia Federal de los PVO en “El Federal” de San Telmo


El martes 8 de noviembre último, los Patricios de Vuelta de Obligado (PVO) han vuelto a organizar y convocar su 7ma. Tertulia Federal en el notable Bar “El Federal” de San Telmo.  Coincidente con el mes donde se llevó a cabo la Batalla de Vuelta de Obligado en 1845, los directivos de PVO invitaron en calidad de notable al Dr. Mario “Pacho” O’Donnell para que ilustre a los contertulios sobre tan significativo encuentro de armas que determinó, para la posteridad, el Día de la Soberanía Nacional.
 
Como era de esperarse, el salón que el Bar “El Federal” reservó exclusivamente para las Tertulias Federales a lo largo del año 2016 estaba colmado, y tanto fue así, que hasta se había pensado en la posibilidad de hacer la charla en un espacio más grande del lugar. Se había dispuesto, en esta oportunidad, que los integrantes de PVO vistiesen el uniforme histórico del 2o. Batallón de Patricios de Buenos Aires, dándole a la escena un indiscutido marco de telúricas reminiscencias.

O’Donnell llegó solitario y apoyado sobre un bastón con mango de plata. Vestía saco azul, y, en un gesto de caballerosidad, saludó uno por uno a los presentes que esperaban sus conocimientos. Luego tomó asiento sobre una de las dos mesas dispuestas en el centro del recinto; a su lado, hizo lo propio el Vicepresidente de PVO, Sr. Gabriel Turone, quien, a continuación, presentó al invitado notable.  Antes de reseñar al Dr. O’Donnell, Turone expresó que “esta es la última Tertulia Federal que organizan los PVO en 2016, las cuales van a volver a efectuarse a partir de marzo del próximo año”. Agradeció el entusiasmo y la perseverancia de quienes, mes a mes, llenaron las mesas de “El Federal” para “venir a vernos las caras y, de paso, charlar sobre historia, intercambiar opiniones y entender quiénes somos los argentinos”. También anunció, a modo de adelanto, la aparición de su obra Los Patricios en los tiempos de Rosas, trabajo de investigación que hablará sobre lo actuado por el Regimiento de Infantería I ‘Patricios’ en la época de la Federación.

“Pacho” O’Donnell comenzó la charla esbozando algunos datos genealógicos. Así, dijo que su apellido proviene de Irlanda, y que la rama de la cual él desciende “en 1799 se traslada hacia La Coruña. Porque los O’Donnell eran un clan muy combativo contra los ingleses, entonces se exiliaban -cuando la situación se volvía muy premiosa- en Galicia. Galicia era lo que estaba del otro lado del mar, además eran celtas y católicos”. De La Coruña llega esa rama familiar al Plata “contratada por la Universidad de Córdoba y de Buenos Aires porque habían desarrollado un instrumento super avanzado en su tiempo, como fue el teodolito”.

Carlos Santiago O’Donnell se casa con Francisca Mansilla, “una de las hermanas del general Lucio N. Mansilla, el Héroe de Obligado. Así que, de alguna manera, ese O’Donnell era concuñado de Rosas”, soltó nuestro invitado. “Tal es así –prosiguió-, que cuando Lucio V. Mansilla escribe sus Memorias, habla de sus tíos Carlos O’Donnell y Juan Manuel de Rosas”.  La participación de la familia O’Donnell en la historia convocante de esta Tertulia Federal, como ser la gesta de la Vuelta de Obligado, queda patentizada cuando nuestro invitado afirma: “Sabino O’Donnell es hijo de Carlos O’Donnell y un médico muy destacado en su momento, y que se ofrece en la lucha por la soberanía nacional. Es el médico oficial en la batalla y quien atiende al general Mansilla. Me emocionó ver que aún están las ruinas del banco de Sangre que se utilizó en 1845, y que está dentro de un campo privado”.  A continuación, “Pacho” O’Donnell contó la enorme satisfacción que tuvo cuando terminó de escribir La Gran Epopeya en 2010, libro que habla sobre el antes, el durante y el después de la Batalla de Vuelta de Obligado, “porque algunos libros marcan huellas; algunos libros mueren rápidamente, pasan como brisas. Pero el libro de la Vuelta de Obligado fue un libro que marcó huella”, dijo ante el silencio respetuoso que hacían los contertulios que se dieron cita. Conceptos similares deslizó con su obra Juan Manuel de Rosas Rosas del año 2003, “que hasta Mariano Grondona apareció elogiando este último libro”.

Remarcó O’Donnell que en La Gran Epopeya intentó reflejar el “post Obligado, porque a veces la crónica termina ahí, en 1845. O sea, Rosas tuvo una actitud extraordinaria después de Obligado. Fue verdaderamente muy heroica su metodología de negociación con los sucesivos y cuasi numerosos delegados que mandaba la corona británica, para poder retirarse de la mejor manera posible y, mejor aún, sin ‘la cola entre las patas’”. Para consolidar tal opinión, el invitado trajo consigo la “traducción de una carta del último delegado británico, Henry Southern, al Primer Ministro británico, Conde de Palmerston, el 17 de diciembre de 1849”, en donde queda explícita la posición de Rosas de no dejar avanzar la negociación “si no es dentro de lo que Rosas quiere, lo que debe incluir la rendición clara y notoria de los británicos”. Esto es loable, especificó O’Donnell, por cuanto la carta fue escrita cuatro años después de las acciones de la Vuelta de Obligado.  Al terminar el análisis de la carta, Turone le preguntó “Doctor, ¿se puede decir que la de Rosas fue la mejor diplomacia que hemos tenido en la historia?”, a lo que O’Donnell respondió que “por lo menos, la de Rosas fue la más firme. La diplomacia de Arturo Illia fue también bastante firme, al menos, en algunas cosas. Por eso mismo, es que en mi libro La Gran Epopeya hablo del heroísmo de la negociación, que está en la misma línea que el heroísmo de la batalla”. La rendición de Inglaterra ante Rosas “será una rendición franca, mientras que lo de Francia es más complicado”, sostiene O’Donnell retomando lo de las gestiones diplomáticas de la Federación después de los fuegos de Obligado.

Un contertulio le pregunta al invitado notable: “Cuando hace toda la tratativa Rosas para hacer el tratado, ¿Inglaterra cómo lo recibe en el exilio?”, a lo que responde “Pacho” O’Donnell: “Justamente, Inglaterra lo recibe con honores. Lord Palmerston es una figura que lo protege a Rosas. Inclusive le otorga u ofrece una pensión que Rosas rechaza, prefiere la miseria absoluta en la que transcurre su exilio. Pero no podría decir que hay un fair play en Inglaterra. Ésta le reconoce el mérito a Rosas. Pero por otra parte, también, las grandes potencias tienen en reserva figuras que han sido claves en sus países”, advierte el doctor O’Donnell al referirse acerca de por qué Inglaterra prefirió exiliarlo al Restaurador de las Leyes en su país en vez de seguir permitiéndole quedarse en la Confederación Argentina.  En tal sentido, continuó diciendo que “los ingleses sabían del gran predicamento que tenía Rosas, y por eso era alguien que, por las dudas, les convenía tenerlo adentro, con ellos”. Se preguntaba el mismo “Pacho” O’Donnell por qué se fue a Inglaterra el ex Gobernador bonaerense, y así lo definió:  “Una, porque en Francia lo odiaban y podían haberlo fusilado. En Uruguay, sabemos el conflicto que tenía este país. ¿Qué otros países? En Paraguay tampoco; era un lugar poco hospitalario, además recuérdese que Rosas planeaba invadir el Paraguay.”

“Rosas le dijo a Gore que quería mantenerse en su casa, después de la derrota de Caseros. Permanecer un tiempo en su casa para ver qué pasaba. Y Gore le dijo ‘mejor que se vaya’. Así, entonces, salen de noche, muy escondidos. Ahora, sabiendo nosotros de política, es posible que Gore supiera que de haberse quedado Rosas hubiera una reacción popular o algo. Y Gore estaba, por esto mismo, interesado en que Rosas se fuera lo antes posible”, añadió nuestro brillante expositor durante la última Tertulia Federal del 2016.  Al firmarse el tratado de Paz entre Argentina y Gran Bretaña en 1849, lo que fue, de hecho, uno de los más grandes triunfos diplomáticos de nuestra nación en su historia, siempre quedó el sinsabor de por qué Rosas no reclamó las islas Malvinas. Eso fue, justamente, lo que le preguntó Oscar Turone, Secretario de PVO, a O’Donnell, quien respondió que “Es una buena pregunta. Inglaterra no es que estaba tan vencida, y Rosas se conformaba con que le devolvieran la Escuadra. En otra carta de Southern, muy interesante, cuenta que Rosas al inaugurar un período Legislativo se refirió a las reivindicación de las Islas Malvinas, algo que para el diplomático inglés no eran más que unas cantinelas desgastadas".

En el último tramo de la VII Tertulia Federal, se pasó a mencionar aspectos relativos al teniente general Julio Argentino Roca, quien “asume el gobierno como un acto provincial. Son las provincias las que lo llevan a Roca hacia el gobierno con enorme disgusto de Buenos Aires. Tal es así, que Roca es recibido en Buenos Aires con el desprecio y la agresividad más grande”, afirma Mario “Pacho” O’Donnell, para continuar diciendo que “después Roca ya se enganchará en el juego liberal y funcionará más a favor de los intereses de la oligarquía porteña”.  En lo tocante a la Campaña al Desierto de Julio Roca, expresó que “si tenemos en cuenta esta condición porteña de la oligarquía, consistente en ser fundamentalmente porteños y confundir eso con la Argentina, como si sobrara el resto de la nación, Roca, por su parte, veremos que llegó a la presidencia con el apoyo de los gobernadores provinciales y con el apoyo del Ejército Nacional –que estaba constituido con gente fundamentalmente de las provincias-, y además tiene una idea extraordinaria de la territorialidad”, en el sentido de la profunda decisión que tuvo Roca “de ocupar la Patagonia, decisión de un tipo que está pensando en la Argentina como un territorio, pues, ni a Sarmiento, ni a Rivadavia ni a Mitre se les hubiera ocurrido integrar la Patagonia. Al contrario, ellos estaban tratando de desintegrar las provincias. Roca tiene la visión de incorporar toda la Patagonia a la Argentina. ¡Y ojo! Es un concepto territorial”.

Los últimos minutos sirvieron para elogiar la lucha del revisionismo histórico “que es la historia que se lee en las calles, en la gente del pueblo, y no tanto en las academias o instituciones del Estado que suele ser la historia oficial o liberal”.  La variedad de los temas que se tratan en las Tertulias Federales giran, desde luego, en torno a la etapa federal y a las riquísimas vivencias que la misma dejó para los tiempos. Ese es su eje. Pero el revisionismo, al haber puesto la lupa inquisidora en todas las etapas del devenir histórico, permite el tratamiento de temas tanto contemporáneos como antiguos. En ese aspecto, el revisionismo no reconoce fronteras para aplicar sus métodos, por lo tanto, cuando se charla de historia desde una visión revisionista la dinámica anda sola, libre, sin ataduras y con la desvergüenza de quien puede preguntar sobre Hernandarias como del desarrollismo de los años 60 del siglo XX, por nombrar dos momentos tan alejados como disímiles el uno del otro.

Como es costumbre en las Tertulias organizadas por los PVO, al Dr. O’Donnell se le obsequió un juego de cuatro cintillos punzó, al igual que una caja con tres pines federales, uno de los cuales tiene la marca de la hacienda de la Estancia Los Cerrillos.  Así concluyeron estos encuentros del viejo Buenos Aires, del histórico, del que nunca morirá. Todos agradecieron esta séptima edición de las tertulias, y preguntaron, ansiosos, por las que vendrán. Estamos en la seguridad de que los PVO nunca decaerán en la inventiva de sus actividades y, lógicamente, en la continuidad de las mismas. Aguardemos tranquilos, entonces, que siempre buscarán los privilegiados momentos de la contemplación, de la justa opinión, de la verdad que se revela ante la serenidad y el debate de alto vuelo.


29 de octubre de 2016

LA NOCHE DE LOS MUSEOS 2016


El sábado 29 de octubre se llevó a cabo una nueva edición de La Noche de los Museos. Se trata del mayor encuentro cultural de Buenos Aires, que esta vez alcanzó una cifra récord de asistentes que tuvieron a su disposición, además de los distintos museos, más de mil actividades gratuitas en diversos puntos de la ciudad.
 
A diferencia de años anteriores, los Patricios de Vuelta de Obligado no estuvimos presentes en un único lugar, sino que, y accediendo al pedido de instituciones amigas, recorrimos durante esa noche varios lugares emblemáticos.

Comenzamos a las ocho de la noche en Plaza de Mayo, frente al histórico Cabildo, acompañando a la Banda Tambor de Tacuarí del Regimiento de Infantería 1 Patricios (nuestro Regimiento) cuando la misma dio por inaugurada oficialmente La Noche de los Museos 2016.

Su director, nuestro amigo el mayor Diego Gonzalo Cejas, tuvo la deferencia de presentarnos al público allí presente, y seguidamente la Banda interpretó la Oración a los Héroes de la Vuelta de Obligado, en la que se recrean los toques de órdenes que se escucharon durante el combate aquel glorioso 20 de noviembre de 1845.

Un rato después acompañamos a la Banda Tambor de Tacuarí en su actuación en los jardines del Museo del Bicentenario, dentro del predio de la Casa Rosada.
 
Aquí fueron innumerables las preguntas del público en relación con el significado de nuestros uniformes y las actividades que los PVO desarrollamos.
 
Seguidamente, y respondiendo a la invitación de otro amigo, el mayor Sergio Toyos, nos hicimos presentes en el Edificio Libertador, sede del Ministerio de Defensa.
 
En el majestuoso Salón San Martín los museos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea habían montado una muestra interesantísima, donde volvimos a recibir consultas acerca de los Patricios de Vuelta de Obligado.

Luego, e invitados por el licenciado Norberto Pablo Cirio, del Instituto Nacional de Musicología Carlos Vega, proseguimos nuestro recorrido  noche en el viejo edificio en que durante muchos años funcionó la Biblioteca Nacional, donde tiene su sede este instituto, participando en un "taller de candombe afro-porteño" conducido por Cirio y su colaborador Daniel Medina, con el que se recrearon los sones y ritmos del candombe tal como se lo escuchaba en tiempos de Rosas, y con su asistencia, siendo de remarcar el hecho de que lo estábamos haciendo precisamente donde en aquel tiempo estaba la llamada Quinta de las Albahacas, en pleno Barrio del Tambor, habitado primordialmente por gente de color.

La ambientación de todo esto era evocadora: presidido por un retrato del Ilustre Restaurador de las Leyes, don Juan Manuel de Rosas, y una bandera de la Confederación Argentina, en una pequeña mesa lucían una imagen de Manuelita Rosas y un enorme ramo de albahacas, y junto con el público presente los PVO nos prendimos en la recordación de todo aquello haciendo sonar improvisados tambores plásticos con los que acompañamos a quienes tañían los tambores tradicionales y nos guiaban en las letras de los diversos pasos de candombe que se escucharon.  
 
Para finalizar, y ya entrada la madrugada, nos dirigimos hacia el barrio de Mataderos para visitar el Museo Criollo de los Corrales, que dirige nuestro amigo el Prof. Orlando W. Falco.

Luego de las presentaciones, ante la enorme cantidad de folcloristas, paisanas y paisanos que colmaban el lugar, llegó el momento de disfrutar de las exquisitas empanadas acompañadas con buen vino de la pulpería, mientras disfrutábamos del excelente espectáculo folclórico que siempre nos regala este querido museo.  Un broche de oro para esa hermosa noche.
 
Agradecemos  a todos los amigos que con tanto afecto y hospitalidad nos recibieron en cada lugar y pedimos disculpas a tantos otros que también nos cursaron invitación, pero no pudimos hacernos tiempo para estar con ellos.

12 de octubre de 2016

PVO en el Centenario del fallecimiento de Gabino Ezeiza


Casi en la esquina de Azul y Ramón L. Falcón, en el barrio de Floresta, todavía existe el solar donde vivió y murió el legendario payador Gabino Ezeiza, considerado por la crítica como uno de los mejores trovadores criollos que ha dado el Plata en toda su historia.  Sus últimos días los pasó postrado en su cama luego que una fiebre que nunca pudo bajar lo trajo a mal traer después de tocar una memorable payada en un teatro porteño.  En esa, su última actuación, brindó su arte totalmente afiebrado, pero el moreno payador ni se inmutó por no fallar al público que había colmado aquel espacio.

Falleció el 12 de octubre de 1916, un día memorable para su amigo don Hipólito Yrigoyen, quien asumía como Presidente de la Nación gracias a las reglas claras de la Ley Sáenz Peña que establecía, por primera vez en la historia, el voto secreto, obligatorio y universal.  El ocaso le sobrevino a Gabino en su morada de Azul 92, sitio donde funciona desde hace años una panadería-confitería que lleva por nombre Gran Gabino.  Hasta hace cuatro o cinco años atrás, y detrás de una de las vidrieras del local, se ubicaba una placa de bronce que rezaba: “Aquí vivió y murió Gabino Ezeiza – Homenaje de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires”, la cual había sido removida y sin que se supiese sobre su destino final.  Sin embargo, la memoria popular tenía preparada una justa reivindicación para el insigne payador de Buenos Aires.

Así fue, que el lunes 10 de octubre de 1916, en horas de la tarde, se realizó un merecidísimo homenaje a don Gabino Ezeiza en el centenario de su física desaparición frente al domicilio legal donde encontró la muerte.  El acto estuvo convocado por el Instituto Nacional Yrigoyeneano, el Museo de Arte Popular “José Hernández” de Buenos Aires y por autoridades de la Comuna 10, que es, justamente, la que tiene jurisdicción en Azul 92.

Desde las 14 horas, referentes de distintas agrupaciones y amantes de la historia se dieron cita al lugar de la convocatoria, entre ellos la reconocida historiadora Ema Cibotti, miembros de Patricios de Vuelta de Obligado y Jóvenes Revisionistas –Oscar y Gabriel Turone, respectivamente, quienes adhirieron al acto llevando una bandera de la ciudad uruguaya de Paysandú, a la que Ezeiza dedicó una de sus piezas más importantes-, tres gauchos ataviados como tales provenientes de la ciudad de Beriso (Juan Ángel Lupac, Leonardo Suárez y Roger Suárez) y familiares del payador Ezeiza, como ser sus nietos Claudio y Alcira Ezeiza, y sus bisnietos Nicolás y Natalia Ezeiza.

Otras personalidades que se acercaron al acto fueron Felicitas Luna, hija del recordado historiador y abogado Félix Luna, creador de esa emblemática revista llamada Todo es Historia, quien asistía en calidad de Directora del Museo de Arte Popular “José Hernández”, y Diego Barovero, Vicepresidente del Instituto Nacional Yrigoyeneano, ambos promotores principales del homenaje.

Y mientras iba agolpándose la gente en Azul 92, quien suscribe esta crónica pudo intercambiar algunas impresiones con Claudio Ezeiza, abogado oriundo de Santa Teresita, Provincia de Buenos Aires, y que, como es lógico suponer, lleva en sus genes el gusto payadoril. “Toco el bajo también”, me dijo en un momento del diálogo, mientras se filtraba una pregunta que le hacía alguien sobre el destino de la guitarra de su abuelo, don Gabino Ezeiza, respondiendo que “una de las guitarras de mi abuelo está en la Academia Nacional del Tango, que es supuestamente la que le dio Pancho Luna (1).  Animado, me atreví a preguntarle si él, como nieto de Gabino, tenía contacto con familiares de Nemesio Trejo y otros que enfrentaron a su abuelo, a lo que me respondió que no, pero que estaría bueno contactarlos a través de las redes sociales para organizar una futura reunión.

Entre tanto, todo aquel que cruzaba el umbral de la panadería Gran Gabino podía observar algunas reliquias que, de modo permanente, se van a exhibir en el interior de aquélla, como ser una fotografía original de Ezeiza, una copia fiel del Acta de Bautismo de 1858 del eximio payador, el Diploma de Honor que le otorgaron luego de haber vencido, tras memorable payada, a Pablo Vázquez en noviembre de 1894 en Pergamino, y un manuscrito original con la letra de Heroico Paysandú, entre varias cosas más.  Ese espacio con objetos pertenecientes a Gabino Ezeiza, se completaba con un banner que resumía, en grandes caracteres, la vida poética, payadoril y política del genial moreno, lo mismo la placa patrimonial que será reubicada próximamente dentro de la panificadora de la calle Azul.

Los oradores
 
El acto arrancó con un público expectante que estaba conformado por unas 25 o 30 personas, y tuvo varios oradores, siendo el primero de ellos Diego Barovero, quien destacó el compromiso político y musical de Gabino Ezeiza. Allí dijo que “animado ya con la guitarra, ya con el fusil, don Gabino siempre estuvo cerca de don Leandro Alem y de Hipólito Yrigoyen”.  En otro tramo de su oratoria, expresó: “Gabino Ezeiza no pudo ver a su líder asumir la presidencia en aquella gloriosa jornada del 12 de octubre de 1916, aunque fue su intención hacerlo, y ya enfermito quiso levantarse, vestirse y acercarse a la plaza de Mayo pero las fuerzas no le dieron.  Y sabemos por la tradición oral que don Hipólito Yrigoyen tuvo un momento de desconcentración y emoción antes de asumir cuando se enteró que había fallecido su amigo Gabino, y dijo “Pobre Gabino, él sirvió”. Hacía alusión al servicio destacado y generoso a una causa que estaba llegando a su triunfo en ese momento, que era el desafío de construir una República Constitucional y Democrática”.

Luego tocó el turno a Felicitas Luna, quien se refirió a Gabino Ezeiza como un “payador importante para el país y para el barrio”, y aplicando un revisionismo al que entiendo precioso y hasta de entrecasa, señaló que “al fallecer Gabino, el dueño del solar quiso, a su muerte y por testamento, que se reconociera al lugar como aquél donde vivió el payador”, por eso cuando se abrió una panadería en el sitio histórico se la denominó Gran Gabino.  Al mismo tiempo, Luna agradeció a las autoridades de la Comuna 10 por la iniciativa, y resaltó la importancia de la payada en el canto popular rioplatense, cuando dijo que “los payadores influenciaron a Edmundo Rivero, Osvaldo Pugliese y tantos otros, a incluso a mi padre que fue letrista”.

Seguidamente hicieron uso de la palabra Leonardo Farías, representante de la Comuna 10, y Claudio Ezeiza. Conmovido, este último sostuvo que “es emocionante transmitirle a mi hijo y a mi sobrina que acá, hace 100 años, vivió mi abuelo”.  Más adelante, revalorizó el compromiso de los payadores para decir lo que muchos callan, lo que significa, aún en el presente, jugarse por ideales nobles y altruistas, por eso bregó para que “no desaparezca el arte payadoril”.  De este modo concluía el acto y la dispersión consecuente, aunque hubo tiempo para que un guitarrero, don Damián Libertario Farías, entonara, ya en el interior de la panadería Gran Gabino, la pieza Adiós a Gabino Ezeiza de Héctor Blomberg y Enrique Maciel. Y mientras todo eso ocurría, los presentes pudieron degustar sándwiches de miga elaborados en el local que las empleadas repartían para deleite general.

Cementerio de Flores

Dos días después, el 12 de octubre, una delegación de Patricios de Vuelta de Obligado se hizo presente en el Cementerio de Flores, donde frente al nicho que guarda los restos de Gabino, se recordó el centenario de su fallecimiento.

Al acto concurrieron, el Dr. Claudio Ezeiza acompañado por su hijo Nicolás;  Sabrina Fendrik, bisnieta de Gabino; el Lic. Pablo Cirio; el Lic. Nengumbi Celestín Sukama, fundador del Instituto Argentino para la Igualdad, Diversidad e Integración (IARPIDI); los payadores José Silvio Curbelo Fernández, Juan Lalanne, David Tokar, Luis Genaro y Emanuel Gabotto; los músicos Luis Blaugen-Ballin y Daniel Medina, entre otros.

Gabino Ezeiza, payador del Plata: El pueblo no te ha olvidado porque vivís en su alma y memoria, eternizado por el rasguear de una bordona decidora y la vibrante pasión del compromiso permanente por las manifestaciones e inquietudes populares.

Por Gabriel O. Turone

Referencia

 (1) Pancho Luna fue quien inició a Gabino Ezeiza en el género de la payada. Al igual que su aprendiz, Luna era afroporteño.

 
¿Quién fue Gabino Ezeiza?